Estilo de vida Mascotas

Compartimos con los perros genes relacionados con la capacidad social

perros
A lo largo de miles y miles de años los perros han desarrollado habilidades para comunicarse con los humanos

La capacidad social de los perros se ve perjudicada por genes que asimismo semejan influir en el comportamiento humano, conforme un nuevo estudio de la Universidad de Linköping, en Suecia. Los autores han encontrado una relación entre 5 genes diferentes y la capacidad de los perros para interaccionar con los seres humanos, y 4 de ellos están asimismo relacionados con los trastornos sociales en los humanos, por poner un ejemplo, el autismo.

“Nuestros resultados son los primeros en descubrir los genes que pueden haber ocasionado el cambio extremo en el comportamiento social, el como ha ocurrido en los perros conforme fueron amaestrados”, afirma Per Jensen, maestro de Etología, que es el líder del conjunto de investigación.

El cánido es el animal domado más viejo y a lo largo de miles y miles de años se ha amoldado a una vida entre los humanos. A lo largo de este periodo, los perros han desarrollado habilidades únicas para comunicarse y colaborar con los humanos.

En este sentido, son extensamente superiores a sus ancestros salvajes, los lobos. En frente de una labor bastante difícil, la mayor parte de los perros procuran el contacto con un humano, según lo que parece para pedir ayuda y en situaciones afines, los lobos en general tratan de solucionar el inconveniente por sí solos.

En el nuevo estudio, publicado en la gaceta científica ‘Scientific Reports’, los estudiosos deseaban estudiar el comportamiento de los perros presentándoles un inconveniente sin solución. La labor consistía en abrir una tapa hermética para conseguir un premio.

Formaron una parte del estudio de comportamiento prácticamente quinientos beagles con experiencias precedentes afines de interactúes humanas. Los científicos emplearon grabaciones de vídeo para cuantificar la predisposición de los perros a buscar el contacto físico con una persona en la habitación cuando el inconveniente resultó ser demasiado bastante difícil.

A partir de más de doscientos perros asimismo se estudió el ADN. A través de el empleo de un procedimiento llamado GWAS (estudio de asociación del genoma completo), los estudiosos examinaron un elevado número de variaciones genéticas en todo el genoma. Se puede usar GWAS para descubrir si una variación genética particular es más habitual entre las personas con un rasgo particular, como el comportamiento de contactos buscado en un caso así. Resultó que la busca de contacto fue más usual en perros con determinadas variaciones genéticas.

“Hemos encontrado una clara asociación con zonas del ADN que poseen 5 genes de interés diferentes. Cuatro de los genes son conocidos anteriormente desde estudios de los trastornos sociales en los humanos, por poner un ejemplo, el autismo y el TDAH [trastorno por déficit de atención y también hiperactividad]”, afirma Mia Persson, estudiante de doctorado y autor primordial del artículo.

El TDAH, el autismo y trastornos neuropsiquiátricos afines están asociados con contrariedades con las interactúes sociales con otros humanos. “Si las asociaciones que hemos encontrado se pueden confirmar en otras razas de perros posiblemente el comportamiento del cánido asimismo pueda asistir a entender mejor los trastornos sociales en los seres humanos“, concluye Per Jensen.

About the author

Maria perez

Add Comment

Click here to post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *